Escribir mi propia historia

open to possibilities

Antes era más fácil, más cierto. Mientras crecía, no tenía muchas dudas de lo que iba a ser mi futuro. Lo imaginaba similar al de mi madre, solo que además de casarme y tener hijos joven (digamos, a los veintipoco), seguramente le iba a sumar una carrera universitaria.

Hoy, a los 26, cuando pienso que a esta edad mi mamá ya me tenía a mí y a mi hermana, no podría sentirme más lejos de esa historia, de ese camino predeterminado que alguna vez ni siquiera hubiese puesto en dudas.

Cuando pienso en eso, siento un revoloteo en la panza. Pero no tiene que ver con el casamiento o los hijos que aún no tuve y espero no tener durante varios años más. Es que ya no hay una historia previamente escrita.

Desde hace un tiempo y en adelante, yo escribo mi propia historia, una historia muy diferente a la de las mujeres de mi familia. Ni mi madre, ni mis tías ni mis abuelas transitaron el camino que estoy transitando yo (tampoco yo el de ellas, vale decir).

Esta sensación de libro abierto con páginas en blanco esperando a ser llenadas por mis propias decisiones, experiencias, aciertos y errores me dan una sensación de abismo, sí, pero también de libertad. De preguntarme qué aventuras diferentes me depara el destino.

Comentarios (22) Agrega el tuyo ↓
  1. Jonatan Ariste

    Muchos dias pienso lo mismo, pensar que mis viejos a mi edad (30 años) ya nos tenian, éramos 4 hermanos, uno fue víctima de los tantos casos de inseguridad de nuestro pais, ahora somos tres.
    Pienso cuantas cosas ellos vivieron a mi edad y cuan lejos estoy de todo eso, como mi vida es completamente diferente a lo que yo creia cuando era chico, o lo que me da mas miedo, cuan diferente es mi vida a lo que pensaba que seria hace 3 años atras.
    Creo que somos una generación pensante que trata de mantener el equilibrio sobre todas las cosas, que estudia, se capacita y piensa tener una familia cuando sea el momento… pero por momentos reflexiono, si me muriera hoy: fue bueno ser pensante y no hacer lo que mi instinto demandaba? fue bueno intentar ser alguien sin importar que lo que quede atras sea quizas formar una familia?
    Tengo esa sensación de abismo que mencionas, y a diario intento que eso deje de pasarme. Ojalá vivamos muchos años para hacer todo lo que se supone que hagamos pero a nuestra manera.
    Gracias por compartirte.

    septiembre 12, 2011 Responder
    • Ce

      Gracias a vos también :)

      septiembre 13, 2011 Responder
      • hoy escribiré mi historia

        Hoy escribiré mi historia
        1ª Parte
        Nací en Pérez Millán Argentina en 1950 en el seno de una familia muy pobre y desestabilizada.
        Mi padre resero y me veía cada muerte de obispo… mi madre con un pastel mental que no se aclaraba, un día decide separarse, Mi madre le otorga mi custodia a mi padre, yo apenas tenía 4 meses, en esos momentos mi padre trabajaba en un tambo y quesería de (Briata) cerca de la localidad de Ramallo, Mi padre se levantaba a las 2 de la mañana para ordeñar las vacas, a las 7 terminaba, A esa hora me ponía dentro de una jaula de los quesos para resguardarme de las moscas y se iba en un carro al pueblo a llevar algo de la leche que ordeñaba, regresaba al medio día, Mis primeros recuerdo son desde cuando yo tenía 4 año, Cerca del tambo había un cuartel del ejército que criaban caballos, Los soldados me llevaban al cuartel, me bañaban me compraban ropas y hasta recuerdo que un día me llevaron a un circo, pasé a ser la mascota del cuartel, Recuerdo que con los soldados nos acostábamos por las noches en los pastos mirando las estrellas y me contaban historias que ya ni recuerdo, Mi padre no se encontraba bien en su trabajo, Se sentía muy solo, sin progreso y con un niño muy pequeño para criar, decide trasladarse a Pérez Millán, para mí fue fantástico, mi padre era muy hábil y busca vida, arreglaba calentadores, cocinas a querosén, faroles y también le cambiaba el culo a las ollas, recuerdo que les sacaba el culo a las ollas y le ponía la misma tapa, Cuando los clientes venía a buscar la olla le reclamaban la tapa, El los convencía, les decía que su misma tapa como fondo de la olla era lo mejor, la cuestión que se llevaban la olla sin tapa. Yo ya tenía 6 añitos pasábamos hambre pero era feliz, vivíamos a 5 cuadra del matadero, recuerdo que me iba con una bolsa arpillera hasta donde mataban los animales y me sentaba arriba de una tranquera a esperar por si me daban algo, En algunas ocasiones me daban 2 o 3 cabezas de vaca y las llevaba a la rastra a casa ya teníamos comidas para barios días, Vivíamos en una casa muy precaria, cuando llovía los tarros que teníamos eran pocos para poner en las goteras del techo, hasta las ollas cumplían su función, pero era muy feliz sentía el amparo de mi padre aun que me daba la sensación que me faltaba algo mas, Un día viene a vivir una mujer con sus hijos a casa, muy buena persona, adoraba a sus hijos, Del Juancito único niño de la casa pase a ser el ultimo orejón del tarro, no tuve malos tratos pero tampoco existía mi presencia para ella, se llamaba maría y de apodo (la vieja de trapo) Porque siempre andaba cargada de bolsas llenas de trapos, maría era muy busca vida, salía con sus hijos a caminar por las calles del pueblo y la gente les daba comida, ropa y en algunas ocasiones dinero, Después de un tiempo mi padre ya no estaba en casa, venia cada tano a verme, tenía un amigo que éramos inseparable, yo me refugiaba mucho en el, Un día estábamos jugando en un campo de trigo donde un avión estaba fumigando, nos asía gracia escondernos y que el avión pasase por encima nuestro, sin saber el peligro que eso tenía, el tuvo la mala suerte de envenenarse y en muy poco tiempo murió, ese fue el primer golpe de mi vida, nadie se entero el por qué de mi tristeza, recuerdo que tenía el deseos de decirle a alguien algo que tenía muy dentro de mí, no pude hacerlo no tenía a nadie, Ya tenía 7 años cuando un día me encuentro con una tía y su hija de mi misma edad yo no sabía que existían, me vio un poco flaco, abandonado y sucio y disidió llevarme con ella, vivía en un pueblito muy pequeño se llama castro, su marido (Mancilla)policía que se desentendía de mi problema, Mi tía me enseño a llamarle mamá, cosa que yo nunca avía dicho esa palabra, de un abandono total a una casa que no se llovía, comida todos los días, dormir con sabanas que yo no las conocía, una hermana y una madre, para mí era demasiado, tantas cosas en tan poco tiempo, no podía entender el por qué avía pasado tantas cosas feas estando tan cerca de todo esto tan lindo, tarde unos días en asimilarlo, Ya por las noches no me sonaban las tripas de hambre.
        Hoy me doy cuenta lo mal que vivía sin darme cuenta,
        Mi tía católica, me enseño a rezar, ahí comprendí que existía algo o alguien que no se ve pero está con nosotros y me avía extendido una mano, Mi tía me dijo que existía un dios que nos cuida, Me aferre a él con mis oraciones para que nunca me falte un amparo y alguien que me quiera y no pasar mas hambre, Recuerdo que cuando me sobraba mi pan en las comida disimuladamente me lo ponía en el bolcillo y después lo escondía en algún lugar de la casa, para comerlo más tarde. Mi hermana adoptiva era un sol, nos llevábamos muy bien, todos éramos muy felices… Pero esta felicidad me duro pocos meses, Una noche noto un ambiente no muy agradable en la cena, no se cruzaban palabras en el matrimonio pero la vista estaba más clavada en mi, pregunte si avía hecho algo mal, Sus respuesta fueron no Juancito no has hecho nada mal, me tranquilizo un poco pero yo sabía que algo pasaba, Ya avía vivido situaciones tensa con el matrimonio de mi padre, Esa noche rece mucho pidiendo lo de siempre, una familia y que me quieran mucho mucho. A las 5 de la mañana se enciende la luz de mi habitación y mi Tía nos ordena a mi hermana y a mí a levantarnos que teníamos que viajar, yo no entendía nada, Viajamos cerca de 2 horas y llegamos a la ciudad de san Nicolás, fuimos a una casa muy grande, Cuando entramos veo a un señor escribiendo a máquina, mi tía se acerca al señor y hablan en vos baja mirándome a mí, Se cruzaban mil cosas por mi cabeza, ¿estaré enfermo y no me lo quieren decir? Ya no sabía que pensar Estaba cabalgando entre lo bueno y lo malo, Terminan de hablar mi tía firma unos papeles y se dirige asía nosotros, nos levantamos con mi hermana ya para irnos, cuando mi tía, mi querida madre,… me dice, Vos Juancito te quedas, después te pasaré a buscar, me hice el fuerte pero en momentos no aguantaba esa soledad, y lloraba en silencio, Después de unos minutos de una tremenda soledad el señor se levanta y me dice, ven te mostrare algo, Abre una puerta y veo en un patio muy grande muchos niños, Cuando vi eso me derrumbe, me puse a llorar desconsoladamente, pensaba que era un error, Ahí me di cuenta que lo que avía hecho mi tía era abandonarme donde están todos los niños sin padres, sentía tanta impotencia, mi ropa, mis cosas, mi hermana, mi madre, como podía conseguir nuevamente todo eso, era imposible para mi, avía perdido todo, ya no quería vivir.
        Mi apellido ya no era el mismo, cuando era feliz estando en la miseria, era Urruchua y después fui Mansilla pantaleoni, Mansilla por el marido de mi tía que no tenía nada que ver conmigo. Lo único que han logrado con esto es arruinarle toda la niñez a un ser, dándole todo un mundo de fantasía y mentiras, que pensándolo bien no tendría que haber nacido.
        Seguiré contándoosle mis 63 años de mi historia, Tiene muchos momentos de difícil situación como también momentos muy agradables, seguiré escribiendo a pesar que en toda mi vida he podido ir al colegio no más de 2 meses, seguro que sabrán entender mis faltas de ortografía.
        La miseria agudiza el ingenio, Con este último me he recorrido medio mundo.

        Hoy escribiré mi historia
        2ª Parte
        Mi historia es una de las tantas que hoy día hasta pasando en el mundo. No tengo ningún prejuicio ni reproche a las personas que se equivocaron al pensar que me hacían un bien, No me siento reprimido como para no contarla, Tampoco siento vergüenza por ella, ni lo hago para descargar rencores de mi vida, A los 34 años fui a verlas a mi tía madre y a mi hermana, nos sentamos uno frente al otro, tenía ganas de abrasarlas y preguntarle porque lo avía echo y decirle lo mucho que las quería, No tuve coraje para hacerlo, tenía miedo que mi tía madre pase por un mal momento. Hoy en mi mente solo tengo el recuerdo de lo feliz que fui con ellas y dales las gracias por haberme dado esos momentos tan lindos, Soy un hombre de mundo y le doy gracias a DIOS por darme el papel principal de esta historia y después compensarme con mucho más de lo que tal vez me merezco.

        Después de convivir algunos meses con niños con mi mismo problema, pensé que la vida era esa, hoy estas bien mañana estas mal pasado podes estar peor, la cuestión es sobrevivir, Pensaba que el equivocado era yo, y que sufría porque era muy débil, Pero mi debilidad me vencía, todavía los echaba mucho de menos a mi madre adoptiva y a mi hermana, estaba dispuesto a dar parte de mi vida por estar con ellas, No me podía adaptar a esa vida, los maestros no parecían maestros sino guarda de una cárcel, eran duros y fríos, El juancito ya no existía me llamaban Mansilla, Tuve varios cambio de reformatorio, Así le llamaban,…Reformatorio,… Conesa, Zarate y otro que ya no recuerdo, A los 9 año de edad termine en Mercedes, en el instituto Unzué, Para ese tiempo ya no sabía ni quién era, no me importaba nada ni nadie ya mi vida era otra, avía perdido todo el cariño, se avía borrado de mi mente, ya no quería a nadie, No avía nadie a quien querer, Ni creía en nadie, tenía una amiga entre comillas, que se encargaba de la cocina, se llamaba angelita, le cantábamos una canción que estaba de moda que decía (angelita si fuera mi esposa la seguiría por tierra y por mar) a ella le gustaba como se la cantábamos, Un día dejo de venir, pregunte que le avía pasado y me dieron la amarga noticio que se avía arrojado debajo de un tren por problemas amoroso, La quería pero pensé que era parte de la vida, Ya no sufría no era más ese niño frágil, llorón, dentro de mi frialdad empezaba a ser feliz con el frio y cruel sistema de los reformatorios, Jugábamos a la pelota y en ocasiones nos caíamos y nos pelábamos las rodillas, ocultábamos el dolor y la herida para evitar el castigo, El castigo era, con un cepillo y jabón nos fregaban la herida hasta sangrar, Teníamos penitencia de rodilla toda una tarde, castigo con toallas mojadas, Terminábamos adaptándonos a ello, Vivía sin recuerdos ni ilusiones, antes posible tortura tenia momentos felices, Una tarde cuando ya tenía 11 años estábamos jugando a la pelota, yo jugaba de portero me tiran un pelotazo muy fuerte casi imposible de parar me tiro y milagrosamente la pare todo mi equipo me abrasaban, veo que la directora viene en mi dirección y yo pensé que me iba a castigar por tirarme así, se me acerca y me pregunta,…¿Mancilla vos no tenes familia? y le respondo, No…. Como te llamaban en tu casa, ¿Te llamaba Juancito? En ese momento quede paralizado, no sabía que decir, me vinieron todos los recuerdo y llorando le dije que sí, Me dice, ven que ay una persona que quiere verte, Yo era el único niño que nadie nunca avía ido a ver, No sabía qué hacer ni quién podía ser, llegamos a su despacho abre la puerta y veo a mi padre, Nos abrasamos y echamos a llorar los dos, me contaba cosas que yo ya no entendía, yo no tenía que contarle, no podía hablar pero fue el momentos más feliz de mi vida. Mi padre era un hombre muy bueno, callado, con muy buen carácter, yo lo tenía como el más fuerte, Al verlo llorar me sentí culpable y le decía que no pasaba nada, que no llore más.
        .El tiempo cura heridas que muchas veces parecen incurables, y deja la cicatriz para que te sirva de escudo

        marzo 29, 2013 Responder
        • juan

          Hoy escribiré mi historia
          6 ª Parte
          La vida en la Tumba, así es como le llamaban a este jugar, era muy dura, Me di cuenta que no tenía ninguna protección, Ni porvenir, Sabia que aprender a pensar era aprender a vivir, Pero mi pensamiento no podía ser erróneo, Porque eso me podría llevar a ser un acecino o un ladrón, Mi única salida era irme, Estudiar el sistema de seguridad del instituto para planear mi fuga, El chimanga quien me avía clavado el punzón en la espalda el primer día, Me pidió perdón, Desde ese momento no se separaba de mi, Resulto siendo uno de mi mejores aliados, Mi idea de fugarme lo sabia únicamente yo, No me fiaba de nadie, Me entere que dentro del mismo reformatorio avía una fábrica de zapatos, y utilizaban a los que tenían mejor conducta para ponerlos a trabajar, Después de 2 largos meses logre mi propósito, Entre a trabajar en la fábrica, Estudie la manera de fugarme de ahí, no vi como, Parecía imposible, Un día acuse un fuerte dolor de espalda y me llevan a enfermería, Me tuvieron 3 días en cama, en esos 3 días me salió el plan perfecto, Tenía que sacar 3 curvas del respaldo de mi cama unirlas y hacer un gancho de 3 puntas, cortar las sabanas y hacer de ellas una cuerda de 10 metros que tenían los paredones del patio y unirla al gancho de 3 puntas, Este serviría para tirarlo con fuerza hacia lo más alto del paredón para que se enganche y trepar por la cuerda hasta el final, Sabia que tenia 2 riesgo, una que no se enganche el gancho en la primera y dos que no sabía lo que avía del otro lado, Le prometí al chimanga que si algún día me fugaba que espere en el paredón frente a la cocina que yo por la noche después de cenar, le tiraría una cuerda para que se fugue, Yo sabía que si en la fuga podía bajar del otro lado también podría subir. Estuve toda una semana preparándome, Tenía que hacer todo en muy poco tiempo, Llego el día, Yo ya avía dejado todos mis artilugios dentro de la cisterna del baño para que la cuerda echas de sabanas se mojen y pesen mas y poder arrojarlas mejor, Savia que me estaba jugando una semana de enfermería, Pero mi fe vencía cualquier obstáculo.
          Todo el mundo puede conseguir lo que se propone, El único problema somos nosotros mismo, Llego la hora, fui a buscar mi única esperanza de vivir una vida mejor pase prácticamente por las narices de los guardas, llegue hasta el lugar adecuado, cuando voy a tirar el rollo de cuerda con el gancho, un guarda que estaba a 10 metros mío me grita que iba hacer y viene corriendo hacia m, Yo ya avía arrojado la cuerda, Tengo toda la suerte de enganchase bien, trepo esos 10 metros de paredón cuando llego al último centímetro al guarda tira con fuerza se la cuerda,.. Se sale el gancho y yo quedo colgado de la punta de los dedos en lo más alto, no sé de donde saque fuerzas para subir.
          El primer Mes Después de mi fugar, tuve una experiencia muy desagradable, esta no prefiero no contarla en esta historia.

          Estuve un año encerrado, E visto barbaridades que prefiero no contar en esta historia.

          j.urruchua50@hotmail.com

          abril 8, 2013 Responder
      • juan

        Hoy escribiré mi historia
        1ª Parte
        Nací en Pérez Millán Argentina en 1950 en el seno de una familia muy pobre y desestabilizada.
        Mi padre resero y me veía cada muerte de obispo… mi madre con un pastel mental que no se aclaraba, un día decide separarse, Mi madre le otorga mi custodia a mi padre, yo apenas tenía 4 meses, en esos momentos mi padre trabajaba en un tambo y quesería de (Briata) cerca de la localidad de Ramallo, Mi padre se levantaba a las 2 de la mañana para ordeñar las vacas, a las 7 terminaba, A esa hora me ponía dentro de una jaula de los quesos para resguardarme de las moscas y se iba en un carro al pueblo a llevar algo de la leche que ordeñaba, regresaba al medio día, Mis primeros recuerdo son desde cuando yo tenía 4 año, Cerca del tambo había un cuartel del ejército que criaban caballos, Los soldados me llevaban al cuartel, me bañaban me compraban ropas y hasta recuerdo que un día me llevaron a un circo, pasé a ser la mascota del cuartel, Recuerdo que con los soldados nos acostábamos por las noches en los pastos mirando las estrellas y me contaban historias que ya ni recuerdo, Mi padre no se encontraba bien en su trabajo, Se sentía muy solo, sin progreso y con un niño muy pequeño para criar, decide trasladarse a Pérez Millán, para mí fue fantástico, mi padre era muy hábil y busca vida, arreglaba calentadores, cocinas a querosén, faroles y también le cambiaba el culo a las ollas, recuerdo que les sacaba el culo a las ollas y le ponía la misma tapa, Cuando los clientes venía a buscar la olla le reclamaban la tapa, El los convencía, les decía que su misma tapa como fondo de la olla era lo mejor, la cuestión que se llevaban la olla sin tapa. Yo ya tenía 6 añitos pasábamos hambre pero era feliz, vivíamos a 5 cuadra del matadero, recuerdo que me iba con una bolsa arpillera hasta donde mataban los animales y me sentaba arriba de una tranquera a esperar por si me daban algo, En algunas ocasiones me daban 2 o 3 cabezas de vaca y las llevaba a la rastra a casa ya teníamos comidas para barios días, Vivíamos en una casa muy precaria, cuando llovía los tarros que teníamos eran pocos para poner en las goteras del techo, hasta las ollas cumplían su función, pero era muy feliz sentía el amparo de mi padre aun que me daba la sensación que me faltaba algo mas, Un día viene a vivir una mujer con sus hijos a casa, muy buena persona, adoraba a sus hijos, Del Juancito único niño de la casa pase a ser el ultimo orejón del tarro, no tuve malos tratos pero tampoco existía mi presencia para ella, se llamaba maría y de apodo (la vieja de trapo) Porque siempre andaba cargada de bolsas llenas de trapos, maría era muy busca vida, salía con sus hijos a caminar por las calles del pueblo y la gente les daba comida, ropa y en algunas ocasiones dinero, Después de un tiempo mi padre ya no estaba en casa, venia cada tano a verme, tenía un amigo que éramos inseparable, yo me refugiaba mucho en el, Un día estábamos jugando en un campo de trigo donde un avión estaba fumigando, nos asía gracia escondernos y que el avión pasase por encima nuestro, sin saber el peligro que eso tenía, el tuvo la mala suerte de envenenarse y en muy poco tiempo murió, ese fue el primer golpe de mi vida, nadie se entero el por qué de mi tristeza, recuerdo que tenía el deseos de decirle a alguien algo que tenía muy dentro de mí, no pude hacerlo no tenía a nadie, Ya tenía 7 años cuando un día me encuentro con una tía y su hija de mi misma edad yo no sabía que existían, me vio un poco flaco, abandonado y sucio y disidió llevarme con ella, vivía en un pueblito muy pequeño se llama castro, su marido (Mancilla)policía que se desentendía de mi problema, Mi tía me enseño a llamarle mamá, cosa que yo nunca avía dicho esa palabra, de un abandono total a una casa que no se llovía, comida todos los días, dormir con sabanas que yo no las conocía, una hermana y una madre, para mí era demasiado, tantas cosas en tan poco tiempo, no podía entender el por qué avía pasado tantas cosas feas estando tan cerca de todo esto tan lindo, tarde unos días en asimilarlo, Ya por las noches no me sonaban las tripas de hambre.
        Hoy me doy cuenta lo mal que vivía sin darme cuenta,
        Mi tía católica, me enseño a rezar, ahí comprendí que existía algo o alguien que no se ve pero está con nosotros y me avía extendido una mano, Mi tía me dijo que existía un dios que nos cuida, Me aferre a él con mis oraciones para que nunca me falte un amparo y alguien que me quiera y no pasar más hambre, Recuerdo que cuando me sobraba mi pan en las comida disimuladamente me lo ponía en el bolcillo y después lo escondía en algún lugar de la casa, para comerlo más tarde. Mi hermana adoptiva era un sol, nos llevábamos muy bien, todos éramos muy felices… Pero esta felicidad me duro pocos meses, Una noche noto un ambiente no muy agradable en la cena, no se cruzaban palabras en el matrimonio pero la vista estaba más clavada en mi, pregunte si avía hecho algo mal, Sus respuesta fueron no Juancito no has hecho nada mal, me tranquilizo un poco pero yo sabía que algo pasaba, Ya avía vivido situaciones tensa con el matrimonio de mi padre, Esa noche rece mucho pidiendo lo de siempre, una familia y que me quieran mucho mucho. A las 5 de la mañana se enciende la luz de mi habitación y mi Tía nos ordena a mi hermana y a mí a levantarnos que teníamos que viajar, yo no entendía nada, Viajamos cerca de 2 horas y llegamos a la ciudad de san Nicolás, fuimos a una casa muy grande, Cuando entramos veo a un señor escribiendo a máquina, mi tía se acerca al señor y hablan en vos baja mirándome a mí, Se cruzaban mil cosas por mi cabeza, ¿estaré enfermo y no me lo quieren decir? Ya no sabía que pensar Estaba cabalgando entre lo bueno y lo malo, Terminan de hablar mi tía firma unos papeles y se dirige asía nosotros, nos levantamos con mi hermana ya para irnos, cuando mi tía, mi querida madre,… me dice, Vos Juancito te quedas, después te pasaré a buscar, me hice el fuerte pero en momentos no aguantaba esa soledad, y lloraba en silencio, Después de unos minutos de una tremenda soledad el señor se levanta y me dice, ven te mostrare algo, Abre una puerta y veo en un patio muy grande muchos niños, Cuando vi eso me derrumbe, me puse a llorar desconsoladamente, pensaba que era un error, Ahí me di cuenta que lo que avía hecho mi tía era abandonarme donde están todos los niños sin padres, sentía tanta impotencia, mi ropa, mis cosas, mi hermana, mi madre, como podía conseguir nuevamente todo eso, era imposible para mi, avía perdido todo, ya no quería vivir.
        Mi apellido ya no era el mismo, cuando era feliz estando en la miseria, era Urruchua y después fui Mansilla pantaleoni, Mansilla por el marido de mi tía que no tenía nada que ver conmigo. Lo único que han logrado con esto es arruinarle toda la niñez a un ser, dándole todo un mundo de fantasía y mentiras, que pensándolo bien no tendría que haber nacido.
        Seguiré contándoosle mis 63 años de mi historia, Tiene muchos momentos de difícil situación como también momentos muy agradables, seguiré escribiendo a pesar que en toda mi vida he podido ir al colegio no más de 2 meses, seguro que sabrán entender mis faltas de ortografía.
        La miseria agudiza el ingenio, Con este último me he recorrido medio mundo.
        j.urruchua50@hotmail.com

        mayo 9, 2013 Responder
        • juan

          Hoy escribiré mi historia
          2ª Parte
          Mi historia es una de las tantas que hoy día hasta pasando en el mundo. No tengo ningún prejuicio ni reproche a las personas que se equivocaron al pensar que me hacían un bien, No me siento reprimido como para no contarla, Tampoco siento vergüenza por ella, ni lo hago para descargar rencores de mi vida, A los 34 años fui a verlas a mi tía madre y a mi hermana, nos sentamos uno frente al otro, tenía ganas de abrasarlas y preguntarle porque lo avía echo y decirle lo mucho que las quería, No tuve coraje para hacerlo, tenía miedo que mi tía madre pase por un mal momento. Hoy en mi mente solo tengo el recuerdo de lo feliz que fui con ellas y dales las gracias por haberme dado esos momentos tan lindos, Soy un hombre de mundo y le doy gracias a DIOS por darme el papel principal de esta historia y después compensarme con mucho más de lo que tal vez me merezco.

          Después de convivir algunos meses con niños con mi mismo problema, pensé que la vida era esa, hoy estas bien mañana estas mal pasado podes estar peor, la cuestión es sobrevivir, Pensaba que el equivocado era yo, y que sufría por que era muy débil, Pero mi debilidad me vencía, todavía los echaba mucho de menos a mi madre adoptiva y a mi hermana, estaba dispuesto a dar parte de mi vida por estar con ellas, No me podía adaptar a esa vida, los maestros no parecían maestros sino guarda de una cárcel, eran duros y fríos, El juancito ya no existía me llamaban Mansilla, Tuve varios cambio de reformatorio, Así le llamaban,…Reformatorio,… Conesa, Zarate y otro que ya no recuerdo, A los 9 año de edad termine en Mercedes, en el instituto Unzué, Para ese tiempo ya no sabía ni quién era, no me importaba nada ni nadie ya mi vida era otra, avía perdido todo el cariño, se avía borrado de mi mente, ya no quería a nadie, No avía nadie a quien querer, Ni creía en nadie, tenía una amiga entre comillas, que se encargaba de la cocina, se llamaba angelita, le cantábamos una canción que estaba de moda que decía (angelita si fuera mi esposa la seguiría por tierra y por mar) a ella le gustaba como se la cantábamos, Un día dejo de venir, pregunte que le avía pasado y me dieron la amarga noticio que se avía arrojado debajo de un tren por problemas amoroso, La quería pero pensé que era parte de la vida, Ya no sufría no era más ese niño frágil, llorón, dentro de mi frialdad empezaba a ser feliz con el frio y cruel sistema de los reformatorios, Jugábamos a la pelota y en ocasiones nos caíamos y nos pelábamos las rodillas, ocultábamos el dolor y la herida para evitar el castigo, El castigo era, con un cepillo y jabón nos fregaban la herida hasta sangrar, Teníamos penitencia de rodilla toda una tarde, castigo con toallas mojadas, Terminábamos adaptándonos a ello, Vivía sin recuerdos ni ilusiones, antes posible tortura tenia momentos felices, Una tarde cuando ya tenía 11 años estábamos jugando a la pelota, yo jugaba de portero me tiran un pelotazo muy fuerte casi imposible de parar me tiro y milagrosamente la pare todo mi equipo me abrasaban, veo que la directora viene en mi dirección y yo pensé que me iba a castigar por tirarme así, se me acerca y me pregunta,…¿Mancilla vos no tenes familia? y le respondo, No…. Como te llamaban en tu casa, ¿Te llamaba Juancito? En ese momento quede paralizado, no sabía que decir, me vinieron todos los recuerdo y llorando le dije que sí, Me dice, ven que ay una persona que quiere verte, Yo era el único niño que nadie nunca avía ido a ver, No sabía qué hacer ni quién podía ser, llegamos a su despacho abre la puerta y veo a mi padre, Nos abrasamos y echamos a llorar los dos, me contaba cosas que yo ya no entendía, yo no tenía que contarle, no podía hablar pero fue el momentos más feliz de mi vida. Mi padre era un hombre muy bueno, callado, con muy buen carácter, yo lo tenía como el más fuerte, Al verlo llorar me sentí culpable y le decía que no pasaba nada, que no llore más.
          .El tiempo cura heridas que muchas veces parecen incurables, y deja la cicatriz para que te sirva de escudo.
          j.urruchua50@hotmail.com

          mayo 9, 2013 Responder
          • juan

            3ª Parte
            Hoy escribiré mi historia
            Éramos 90 niños con una soledad compartida
            A pesar de estar tan decepcionado de la palabra ¿no te preocupes juancito, después te vendré a buscar?, Creí ciegamente que mi padre vendría por mí, No izo falta ni despedirnos, Espere que él se marchara, lo vi como se alejaba con los hombros caído, como cansado, Después me conto que me estuvo buscando por todos los reformatorios, la policía, le decía que yo no existía, después de barios meses de búsqueda llega al reformatorio Unzué, pregunta por Juan Urruchua y le dicen que no hay ningún niño con ese nombre,…. ¿lo que tenemos es, a un niño que nunca nadie ha venido a ver y su apellido es Mansilla?,.. DIOS nuevamente se avía acordado de mí, No savia cuando mi padre me vendría a buscar, pero yo sabía que de un momento a otro vendría, Éramos un total de 700 niños y en mi sesión 90 según nos informaban, Mi espera estaba llena de felicidad, no me importaba el tiempo que mi padre podría tardar , Mi padre ya me avía echo uno de los regalo más importante de mi vida, Me izo recobrar todo lo feliz que avía sido, y con eso no me importaba esperar, además yo sabía que él no tenía dinero, porque siempre le costaba conseguirlo, Tardo 4 meses en regresar por mí, yo lo estaba esperando sin sufrimiento, Le avían dicho que me traiga ropa y así lo izo, pero el pantalón, camisa y zapatillas eran demasiado grande, Igual me lo puse, salimos agarrado de la mano, Todavía hoy siento la sensación que sentí en ese momento, No quería mirar hacia atrás por si se avían equivocado en algo y me llamaban nuevamente, Cuando subimos al colectivo empecé a respirar tranquilo, después de viajar barias horas llegamos a Salto, desde el trayecto del pueblo al tambo donde vivía mi padre me paso algo muy curioso,… Un amigo de mi padre nos llevo en su coche, éramos 7 personas, Yo tuve que sentarme en la falda de una señora, Estaba muy cansado, sin darme cuenta me relaje en sus brazos, Empecé a sentir el calor de su cuerpo, era un calor envolvente, fino, dulce, inexplicable, Siempre pensé que lo que sentí en ese momento podía ser el calor de una madre, Mi padre siempre estaba viviendo de un lugar a otro, en la mayoría de las ocasiones con el mismo patrón (Rapola) donde trabajo 25 años, En esos momentos vivía con una mujer que tenia 3 hijos, desde el primer momento que llegue, esta mujer no estaba de acuerdo con que yo viva con ellos, me hacia la vida imposible, mi padre por las mañanas se iba a repartir la leche al pueblo y regresaba a la 1 de la tarde, todo ese tiempo yo lo pasaba en el campo y regresaba cuando el venia, le tenía miedo a esa mujer, mi padre nunca lo supo, un día me lleva al pueblo para que conozca a una de mis hermanas, (Gleodina), Esta hacía muy poco tiempo que había tenido una niña, llegaron a un acuerdo con mi padre y me deja en su casa para cuidarle a la niña, (niñero, hacer los mandados, secar platos y lustrar los suelos) después de un año, la niña ya caminaba y deciden enviarme nuevamente con mi padre, para esto mi padre ya avía cambiado de mujer y de lugar, estaba en un campo de rapola en (Monrroe) Mi hermana me ponen toda la ropa en una bolsa y adiós, si te he visto no me acuerdo, para esto yo ya tenía 12 años, llegamos a la casa de mi padre y se me vino la moral abajo, vivía en un galpón precario con el suelo de tierra, Rodeado de perros y gallinas y con una nueva hermana, Marta, y con su nueva mujer (Chela), Muy buena persona yo la llegue a querer mucho, Cuando llegue puse una cara de asombro y todos se echaron a reír, después de un mes ya me adapte al lugar, Un día por la mañana veo que chela arma sus maletas y se va, Pasaron unos días y mi padre viaja a Perez Millan y regresa con mi madre mi verdadera madre cual yo no conocía, Nuestra relación era de dos personas desconocidas, no avía caricias ni gestos de madre e hijo, me sentía muy incomodo con esa relación, Yo quería ir al colegio y pedí un caballo prestado, chichito Rapola hermano del patrón de mi padre me lo presto, la escuela estaba a una distancia de 1 1/2 leguas, Recuerdo que ponía una botella de crema de leche atada al costado del caballo y con el batido de ida y vuelta ya tenía la manteca echa, Recuerdo que era pleno invierno y no tenia abrigo, yo me ponía un saco viejo de mi padre y antes de llegar al colegio me lo sacaba y llegaba solo con una camisa, Los maestros y los niños se asombraban como podía resistir tanto frio, yo les decía que para mi estaba bies lo de temblar era una costumbre, Un buen día DIOS me ilumino, En el camino a la escuela avía una tranquera y a los lados unos nogales, todos los día me paraba a comer nueces, Uno de esos días paro como de costumbre y veo en el suelo, un sobre, lo abro y dentro avía 1000 pesos, llegue al colegio y se lo di a la maestra, en el sobre avía una dirección y lo enviaron a su dueño, El sobre vino de vuelta con el dinero y las maestras me compraron ropa, recuerdo que eran los primeros pantalones largos que me ponía, Mi padre cobraba 2000 pesos por mes, en ese tiempo era una miseria, la mayor parte del sueldo (Rapola) se lo pagaba con azúcar negra, fideos lleno de bichos, teníamos que ponerlos en una olla con agua para que los bichos floten y poder sacarlos con una espumadera, mucha yerba para el mate cocido y una bolsa de pan duro, A pesar de la miseria, del hambre y la falta siempre de dinero era completamente feliz, Adoraba a mi padre., Mi hermana Marta tenía 17 años y nuestra relación era muy buena, A mi madre la termine de conocer un día en que mi padre falto 2 días de casa, SIN PALABRAS…… Al poco tiempo mi padre lleva a mi madre a Perez Millan y vuelve solo, yo salí a buscar trabajo y me dieron de cocinero en un campo vecino, tenia 30 comensales todos los días más ordeñar las vacas y atender la quinta, A los 13 años trabajaba con los tractores arando la tierra, Todo lo asía por la comida y muy poco dinero de vez en cuando, Tenia una sensación como que siempre estaba volando. Era feliz, Siempre avía alguien que me regalaba ropa, Mi padre se traslada a un pueblito muy pequeño (verdier) y yo ago Lo mismo porque quería estar con él, Vivíamos en la casa del turco Juan, Muy conocido en el pueblo, Tenia un almacén y les daba de comer a todos los caminantes que pasaban por verdier, ¿cobrando desde ya? En la puerta de su almacén siempre tenía una olla hirviendo con alguna gallina dentro que avía perdido alguien, Con mi padre asíamos lo mismo, poníamos unos granos de maíz desde el patio hasta dentro de la casa y nos escondíamos detrás de la puerta, cuando la gallina del vecino entraba serrábamos la puerta y después a correrla para agarrarla, nos llenaba la casa de plumas, Un día me voy a trabajar con Mendoza, vendía pescado con un carro por los puestos de los campos, tenía a un señor jubilado en la casa, le daba la habitación y la comida a cambio de su jubilación, este señor era muy malo, me mandaba todo el día como un esclavo suyo, tampoco me quiso en su habitación, tuve que dormir donde dormían los pollos, mi cama estaba debajo de la ventana, cuando estaba amaneciendo los pollos pasaban por encima mío para salir, un día me levante temprano agarre 2 flor de cardo castilla y se los puse dentro de las alpargatas y me fui, nunca más volví, Mi padre decide regresar a trabajar con Rapola cerca de Ramallo yo me quedo en Perez Millan mi pueblo natal, en la casa de mi tío Mario y su mujer titina, Mi primer negocio lo hice con mi amigo Pocho Romero, sacábamos pescaditos de colores de un estanque y los vendíamos, Ya tenía 15 años, Con el dinero que saque me volví a salto, Me gustaban mucho todo lo que eran maquinarias y tractores, conseguí trabajo con (Placiva) estaba muy cómodo, esta gente me daban todas las oportunidades para aprender, trabajaba muy duro, y me pagaban muy bien Después de trabajar barios meses sin salir, decidí tomarme un día de fiesta, y pasar por la casa de una familia amiga de mi padre,( Cifra) ahí conocí a un muchacho de 17 años también amigo de esta familia, nos asimos amigo y me invita a dar una vuelta en un coche según el prestado, fuimos hasta la ciudad de arrecifes y nos quedamos sin combustible, yo tenis dinero y quise cargar combustible, este no lo acepto diciéndome que él se quedaba en Arrecifes y más tarde lo vendría a buscar al coche, yo tome un colectivo a salto muy preocupado porque tenía que irme al campo a trabajar, Cuando llego a la casa de estos amigos de mi padre me dicen que me tengo que presentar en la comisaria, Pregunto por qué y no me supieron decir, yo creía que se trataba de mi padre, Me presento y ni bien entre y pregunte qué pasaba, un policía me lleva a los empujones a un despacho y me pregunta si yo avía robado ese coche, me bloquee y no sabía que decir, me pego varias cachetadas con toda la mano abierta en la cara, me encerró en un calabozo, me pego me ensangrentó toda la cara, con un palo del lado de la punta me ponzonaba fuertemente en la boca del estomago y me decían canta canta, ya escupía sangre por la boca cuando entro otro policía y saco a este salvaje a empujones diciéndole que eso no se podía hacer, me trataron de ladrón me pusieron barios cargos más de robos a mas el coche, no escucharon mi versión, tuve que decirles que si a algo que no se dé que se trataba, aparentemente yo era el único culpable, Estuve 2 día en un calabozo me llevaron 3 horas en tren esposado, la gente me miraban como si yo fuese un criminal, me llevaron a un reformatorio de mercedes, ( el reformatorio vector Percante)
            Esto me sucedió por tomarme un día de fiesta, después de haber trabajado 4 meses sin descanso. Todo este abuso de poder practicado por personas sin escrúpulo ni piedad, castigando ferozmente a un adolecente indefenso que se presenta a una comisaría para que le notifiquen el porqué de su situación.
            Mi padre izo todo lo que estuvo a su alcance para poder aclarar esta situación, la versión era según el abogado, que mi padre no estaba en condiciones familiares ni económica para tenerme…. Esto ocurrió en el Año 1966 en la comisaria de Salto Pcia de Bs As.

            La verdad es la vos del alma y cura los dolores de la soledad,… No somos nada sin la ternura, sin la palabra que teje la vida, pasión, muerte, amor y dulzura,….Felicidad, vuelve a mí.
            j.urruchua50@hotmail.com

            mayo 9, 2013
  2. DrM!

    cuánta razón tenés! hay muchísima verdad en todo lo que pusiste!

    septiembre 13, 2011 Responder
    • juan

      Hoy escribiré mi historia
      4ª parte
      Si somos consiente de la carga que llevamos sobre nuestros hombros y sabemos por qué la llevamos,… esta ya no pesan tanto.

      El viaje a mi nuevo hogar se izo demasiado largo, mi compañía no me sacaba los hojos de enzima, tenia sed por un bocadillo de salami que me avía dado un agente que aparentemente era un sol , Le pedí que me deje ir al baño para tomar agua, me contesto que ya estamos a punto de llegar.
      Llegamos a Mercedes, Yo ya sabía lo que me esperaba, mi mente se transformo, asumí mi situación, tenía que actuar con inteligencia, Planifique mi vida, Si tenía la oportunidad de estudiar me quedaba hasta los 18 años, Si no era así me fugaría, si podía. Cuando llegamos al Reformatorio (Victor Percante) el policía me quita las esposas y me dijo que me avía portado muy bien y que siga así, le dije que sí que me iba a portar muy bien, El policía izo una mueca con una sonrisa forzada y se fue, esa mueca del policía me quedo grabada por mucho tiempo, Hoy me da risa, los primeros día fueron todo una amarga novedad, Me di cuenta que avía que marcar territorio, muchos niños me provocaban para medirme, yo no quería descubrirme que no sabía pelear y a mas tenia miedos, Pensé que por la fuerza no lograría nada, tenía que pelear con la palabra, y aci fue, Arreglaba conflictos, les contaba historias reales de mi infancia y hasta me inventaba algún cuento, Después de unos meses y los nudillos de las manos pelado de tanto fregar ropa me di cuenta que ese lugar no era para mí, lo único que podía aprender era, sacar las colillas de los cigarrillos de los salivaderos que tiraban los celadores secarlas y después fumarlas en escondida, pelear con los puños, y dejarte la piel de los nudillos fregando ropa , obste por la fuga en solitario, Un día me dicen que al otro día tenía que ir a declarar ante un juez, averigüe como nos llevaban y me dicen que te lleva un celador esposado y caminando por que estaba muy cerca, pensé que era mi oportunidad, Toda la noche estuve pensando como hacerlo, era cuestión de salir corriendo y las esposas ya vería como sacarla, asta avía pensado sacarme la camisa por la espalda y caminar con las esposas tapadas por la camisa hasta salir de la ciudad, Al otro día me preparo para ir al juez , cuando veo quien me llevaría me quise morir, me llevaba el hombre más bueno del Reformatorio, Me pone las esposas y salimos, cuando ya aviamos caminado 10 metros me dice, Si me prometes que no te vas a fugar te saco las esposas, le dije que sí que me las saque, que confíe en mí, me las saco, fuimos y vinimos, en ese momento pensé por toda la responsabilidad que tenía ese hombre y la avía depositado en mi, Seguí estudiando mi escape, Me di cuenta que en un momento del día un celador abría las dos puertas de la entrada para que entre un proveedor, Esta era vigilada por un celador y a nosotros nos separaban a una distancia prudencial , el sistema era que un rato antes yo le tenía que sacar el paquete de cigarrillos del bolcillo de el guardapolvo, sacarle 4 o 5 cigarrillos y ponerle nuevamente el paquete en el bolcillo por si quería fumar, cuando este estaba cuidando la puerta tenía que acercarme a él con la mano abierta con los cigarrillos diciéndole, Señor he encontrado estos cigarrillos, el me hace acercar y dárselos en ese momento darle un empujón y salir corriendo, así lo hice, con la mala suerte que antes de salir a la calle entra el proveedor tropiezo con él y me caigo, cuando me quise levantar ya tenía al celador enzima mío, me retorció un brazo y no pude hacer nada, Como agradecimiento a ese intento de fuga me llevaros al baño me hicieron desnudar y se ensañaros pegándome con un cinturón, Al otro día no me podía levantar de la cama, me miro y tenia las hebillas de los cinturones marcadas en todo el cuerpo, Esperaron que se me vayan las marcas y me trasladaron a un reformatorio de máxima seguridad de menores peligrosos (Alma Fuerte) de la Plata, antigua cárcel de Olmo.
      Sin libertad no hay alegría, como sin amor no hay esperanza
      j.urruchua50@hotmail.com

      mayo 9, 2013 Responder
      • juan

        Hoy escribiré mi historia
        5ª Parte
        En mi vida siempre hubo una alegría interior e inquietud del alma, que iba de un lado a otro como un tigre enjaulado.
        El transporte en que me iban a trasladar de un reformatorio a otro ya no Hera el mismo que los anteriores traslados, para la administración pase a ser un chico peligroso, Esta vez, me llevaron en un furgón Blindado y custodiado por la policía, de un chico inocente, trabajador y bueno, hicieron una imagen de un ser peligroso para la sociedad, mi vida ya no era la misma, cuando salimos del Reformatorio pusieron las sirenas, ese sonido me estremeció, me di cuenta que no estaban haciendo nada bien y que Nadie me dio ninguna oportunidad para demostrarles que yo no me merecía pasar por todo eso,….. Me ubique en la situación en la que estaba viviendo y pensé que era una persona inteligente y que tenía que comprender que mi vida no sería nada fácil hasta los 18 años, que tal vez tenía que hacer cosas que no estaría de acuerdo para sobrevivir.
        Llegamos al reformatorio Alma Fuerte, Cuando me bajaron del furgón opte por mirar hacia abajo, tenía mucho miedo por todo lo que me rodeaba, recordaba los malos comentarios de ese lugar, violaciones, torturas y muchas vejaciones mas, Me reciben 3 vigilantes Y me llevan a una sala, Uno de ellos me tomo de los pelos y me obligo a que lo mire a la cara y me dice que ya tenía mis antecedentes, con una voz alta y prepotente me dice que de ahí nunca se avía fugado nadie y el que lo avía intentado avía recibido tal castigos que tuvo que ser asistido en enfermería, La primera noche un guarda me acompaña hasta la cama donde tenía que dormir, avía un muchacho llamado chimanga de unos 17 años en la cama de alado y me dice que yo no duerma ahí , le dije si voy a dormir aquí, cuando me doy vuelta me clava un punzón muy puntiagudo de unos 5 cm de largo en la espalda, sentí un gran calor con un fuerte dolor, me di vuelta y mostrándole una mano serrada le dije ¿esta noche te mato? No tenia medios ni coraje para matar a nadie, pero me salió bien,… Por la noche me acosté mirándolo a él cómo esperando que se duerma y con la cabeza media tapada, yo algo dormí el no, La primer semana fue insoportable, como era el nuevo todos me provocaban para ver como peleaba, no me valieron las palabras para evitar enfrentamiento, los pibes estaban demasiado alterados, el medio los contaminaba, Tampoco podía pasar por cobarde, Aprendí a pelear a fuerza de recibir puñetazos, varios días termine en la enfermería con la cara ensangrentada , Avía niños de corta edad, a estos los mayores los violaban a la fuerza, E visto muchas noches a los guardias llevarse a las criaturas desmayados a enfermería después de sufrir una violación, los guardias les temían a los mayores por que estos eran muy crueles y capaz de cualquier barbaridad, estos tenían un lugar de escape, lo asían por la noche y regresaban por la mañana, Robaban y el motín lo compartían con los guardias, Después de una semana y haberme golpeado con 10 fiera, ya era uno más de los presos, Yo les explicaba que no era necesario golpearnos para conocernos, que yo no sabía pelear, pero era inútil, Era la diversión de los mayores.
        Pero yo por dentro seguía siendo Juancito, ese pibe trabajador, tranquilo y bueno que su mayor ambición era poder trabajar y estudiar.
        Siempre pensé que recorriendo ese camino oscuro y espinoso es como se puede vivir en un mundo colmado de amor.
        j.urruchua50@hotmail.com

        mayo 9, 2013 Responder
        • juan

          Hoy escribiré mi historia
          6 ª Parte
          La vida en la Tumba, así es como le llamaban a este jugar, era muy dura, Me di cuenta que no tenía ninguna protección, Ni porvenir, Sabia que aprender a pensar era aprender a vivir, Pero mi pensamiento no podía ser erróneo, Porque eso me podría llevar a ser un acecino o un ladrón, Mi única salida era irme, Estudiar el sistema de seguridad del instituto para planear mi fuga, El chimanga quien me avía clavado el punzón en la espalda el primer día, Me pidió perdón, Desde ese momento no se separaba de mi, Resulto siendo uno de mi mejores aliados, Mi idea de fugarme lo sabia únicamente yo, No me fiaba de nadie, Me entere que dentro del mismo reformatorio avía una fábrica de zapatos, y utilizaban a los que tenían mejor conducta para ponerlos a trabajar, Después de 2 largos meses logre mi propósito, Entre a trabajar en la fábrica, Estudie la manera de fugarme de ahí, no vi como, Parecía imposible, Un día acuse un fuerte dolor de espalda y me llevan a enfermería, Me tuvieron 3 días en cama, en esos 3 días me salió el plan perfecto, Tenía que sacar 3 curvas del respaldo de mi cama unirlas y hacer un gancho de 3 puntas, cortar las sabanas y hacer de ellas una cuerda de 10 metros que tenían los paredones del patio y unirla al gancho de 3 puntas, Este serviría para tirarlo con fuerza hacia lo más alto del paredón para que se enganche y trepar por la cuerda hasta el final, Sabia que tenia 2 riesgo, una que no se enganche el gancho en la primera y dos que no sabía lo que avía del otro lado, Le prometí al chimanga que si algún día me fugaba que espere en el paredón frente a la cocina que yo por la noche después de cenar, le tiraría una cuerda para que se fugue, Yo sabía que si en la fuga podía bajar del otro lado también podría subir. Estuve toda una semana preparándome, Tenía que hacer todo en muy poco tiempo, Llego el día, Yo ya avía dejado todos mis artilugios dentro de la cisterna del baño para que la cuerda echas de sabanas se mojen y pesen mas y poder arrojarlas mejor, Savia que me estaba jugando una semana de enfermería, Pero mi fe vencía cualquier obstáculo.
          Todo el mundo puede conseguir lo que se propone, El único problema somos nosotros mismo, Llego la hora, fui a buscar mi única esperanza de vivir una vida mejor pase prácticamente por las narices de los guardas, llegue hasta el lugar adecuado, cuando voy a tirar el rollo de cuerda con el gancho, un guarda que estaba a 10 metros mío me grita que iba hacer y viene corriendo hacia m, Yo ya avía arrojado la cuerda, Tengo toda la suerte de enganchase bien, trepo esos 10 metros de paredón cuando llego al último centímetro al guarda tira con fuerza se la cuerda,.. Se sale el gancho y yo quedo colgado de la punta de los dedos en lo más alto, no sé de donde saque fuerzas para subir.
          El primer Mes Después de mi fugar, tuve una experiencia muy desagradable, esta no prefiero no contarla en esta historia.

          Estuve un año encerrado, E visto barbaridades que prefiero no contar en esta historia.
          Uno se siente seguro, cuando sabe que tiene el poder elegir conscientemente lo que piensa, lo que dice y lo que hace?
          j.urruchua50@hotmail.com

          mayo 9, 2013 Responder
          • juan

            Hoy escribiré mi Historia
            12ª parte
            No permitamos que el miedo anule nuestra voluntad. El mejor antídoto contra el miedo es la ilusión, El mejor estimulo la confianza.
            General Güemes (Salta) a Buenos Aires, A pocos quilómetros del lugar de partida, me encontré con una Ermita de la difunta correa, hice una parada para pedirle por toda la gente que avía dejado atrás, y prometí que algún día volvería y le llevaría unas velas, Seguí camino sin poder sacarme de la cabeza a Angélica, Sabia que no era mi gran amor, pero la quería, y su familia tan extraordinaria que eran para conmigo, Me sentía un poco triste, pero pensé que si fui capaz de generar ilusión, como no voy a alcanzar la felicidad que me merezco, Sabia que una persona optimista no es una persona ilusa que trata de engañarse a sí misma, una persona optimista es una persona con una actitud positiva ante la vida, que siempre destaca por so flexibilidad, por su disposición a la alegría, por su permanente motivación, por su capacidad para crear un buen clima, y por ilusionarse cada día, con cada acción y con cada experiencia, me sentía identificado con mis pensamientos. Tenía que buscar una motivación para que el viaje no sea un viaje mas, Pare en un campo donde estaban juntando papas y les compre 3 bolsas con la idea de venderla en algún restaurante de la carretera, cuando ago. unos 100 Km, veo a un pastor cuidando cabras, pare y le pregunte si no me cambiaria un cabrito por una bolsa de papas, el pastor me dijo que eligiera uno, al cabrito pensaba llevárselo a mis amigos gitanos, cuando voy a poner el chivo en el baúl del coche no entraba, tuve que cambiarle una bolsa mas por otro chivo, y seguí viaje, Antes de cruzar el puesto fronterizo de la policía de Tucumán y Santiago del estero, los chivos empezaros a gritar a lo loco, tuve que parar, cortarles un poco de pasto y pasarlos conmigo al asiento de adelante, cuando paro en la caminera de la policía, un agente me preguntan si llevo la guía de los chivos, les dije que yo viajaba siempre con ellos y eran mis mascotas, dio la coincidencia que los chivos se asustaron del policía y se quedaron los dos sentados inmóviles, uno alado del otro en el asiento, de todos modo le tuve que dejar la otra bolsa de papas a los policía para poder seguir, la cuestión que los chivos se avían acostumbrado a ir conmigo y ya no querían ir mas en el baúl del coche, cuando los ponía dentro parecía que me llamaban, de ultima iba uno adelante y el otro en el asiento de atrás, Cuando llegue a Buenos Aires iban los dos chivos con la cabeza afuera del coche, Pare en un semáforo y me pregunto un señor si los vendía, le pregunte para que los quería y me respondió que era para un parque, para que le coma las hiervas, y se los vendí, Recuerdo que gane mas con los chivos que si hubiera traído 50 bolsas de papa. Esa noche me quede a dormir en la casa de unos parientes, Recuerdo que cuando llegue me recibe una prima, de 20 años, estaba cambiada para salir con su novio, me abraso y me dio un beso, Era tal el olor a chivo que tenía yo que se tuvo que bañar y cambiar de ropa, hasta en el cuerpo yo tenía impregnado el olor. Al día siguiente me saque un pasaje de avión para España, tenia 3 días para vender el coche, después de 2 días de visitar barias compra ventas, sin éxito, tuve que ir a mis amigos gitanos, ellos me lo compraron, en 3 horas sacaron todos los asientos, los lavaron y los dejaros como nuevos, al día siguiente me tome el avión a Madrid, mi compañero de asiento era un señor Argentino que iba a España a trabajar, traía 3 bolsos inmensos y uno más pequeño, yo iba con un bolsito de mano, le pregunte si hacía falta traer tantas cosas para venir a buscar trabajo, y me respondió que en los bolsos traía el negocio de su vida, ¿y que llevas en esos bolsos? Llevo zapatos, zapatos usados, en España están carísimos, Le digo, estás seguro de lo que decís, si estoy seguro, Cuando llegamos a Madrid lo para la policía de aduana y le pregunta el policía, donde va usted con tantos zapatos usado, y el hombre le responde, Son de mi mujer, Nos miramos con el policía y le dice, si que usa zapatos su mujer, salimos del aeropuerto y le tuve que llevar un bolso el pobre no podía con todo, le pregunte donde los iba a vender y me dijo que en cualquier lugar se los compraban, llegamos a un bar a tomar algo y le digo, ¿esta es la mejor ocasión para vender, abrís un bolso y empesas a ofrecer? Este señor se decide hacer negocios con los clientes que había en el bar y yo agarro mi bolsito y me paro en la puerta como diciendo que yo no tengo nada que ver con este señor, Abre el bolso y saca 2 o tres pares de zapatos y los empieza a ofrecer, Sale el dueño del bar de atrás de la barra y le dice, Porque no vas a vender estos zapatos viejos a tu País Sudaca de mier……. Yo estaba en la calle riéndome a carcajadas, la gente que pasaba y me miraba, creía que estaba loco, el dueño del bar agarro los bolsos y se los tiro a la calle, le ayude a juntar los zapatos sin decir palabras y cuando terminamos le dije,..En frente hay otro bar, ¿quieres probar ahí? Y me responde,… no, no, los Bares no es buen mercado… Nos despedimos y me fui a un hotel. Siempre pensé que malo ha sido quien le iso creer a ese pobre hombre que en España compran zapatos viejos.
            Quería conocer Madrid, y para ello tenía que trabajar para no gastarme el dinero que tenia, Lo primero que hice fue comprarme una camioneta serrada para poder dormir en ella, Pensé que los mercados sería algo más asequible, me compre una parrilla pequeña un fogón y una olla, 2 días antes del mercado me iba a juntar unos choclos los hervía y al día del mercado los asaba les ponía mantequilla, un palillo a cada punta y a vender, Era muy buen negocio, al poco tiempo me lo copiaron unos Argentinos que estaban sin trabajo, ya no era yo solo quien vendía maíz, pensé que había que hacer algo distinto y no fácil de copiar, un día probé con huevos a las brasas, Fue todo un éxito, Este tenía un secreto que no era fácil de copiar, Ponía huevos en la olla con vinagre, al cabo de 3 a 4 horas desaparecía la cascara del huevo, quedaba en una bolsa no fácil de romper pero blandos y transparente, los hervía a fuego lento, una vez hecho lo dejaba en aceite con pimentón dulce o picante según gusto del cliente, Lo ponía a las brasas y quedaban dorados, lo ponía en un cucurucho de papel, con un cuchillo lo cortaba muy poco en forma de cruz y así los vendía, me lo querían copiar, pero era imposible, El secreto era dejarlos en vinagre para que elimine el calcio de la cascara. Después de haber conocido todo Madrid y alrededores, decido trasladarme a Barcelona.
            Enfrenémonos a nuestros miedos con decisión y coraje, No nos ahoguemos en las quejas y en las excusas que malgastan nuestra energía y paralizan nuestra iniciativa.

            mayo 9, 2013
  3. Leo

    Muy buena reflexión, pienso muy similar a lo que dice Jonatan, aveces tengo la sensación de estar postergando algo que seria bueno hacerlo de joven, por la simple razón de que uno tiene mas paciencia y no terminar siendo el mas viejo cuando vallas a buscar tus hijos a la escuela jajaja.
    Pero hablando en serio, mi vieja me tubo a los 19 y no por eso no tubo vida, yo creo que lo que mas miedo da es la sensación de que no vas a poder perseguir metas propias sino que te tenes que abocar a criar y a ser padre o madre según el caso.
    Espero que no pase como en varios países de Europa que la población va envejeciendo de a poco con el correr de las décadas y que la paternidad no se valla corriendo cada vez mas, esta barbara la libertad y poder ir a donde uno quiera sin tener que preocuparse por nadie, peo también creo que ser padre tendría que ser una experiencia para vivirla de joven.
    Leyendo todo y reflexionando sobre historias de familia, también me acordaba de que antes no era como ahora ahora uno se va de la casa sin dramas, estudia labura y se la banca si quiere. Antes las mujeres hasta q no se casaban de la casa no se iban y creo que “gracias” a ese autoritarismo o “protección paterna” muchos de mi genreacion (84) contamos con madres jóvenes aun.
    Muy buen blog lo sigo hace rato.
    Slds

    septiembre 19, 2011 Responder
    • juan

      Hoy escribiré mi historia
      13ª Parte
      La actitud con la que vivamos nuestra vida determinara el éxito o el fracaso de nuestras acciones.
      Barcelona, con las puertas abiertas al mundo, me fascino,… El primer día que llegue me senté en las ramblas a contemplar la variedad de turismo que avía, de todas partes del Mundo, Recorrí el casco antiguo y llegue hasta la catedral, Me encuentro con músicos que nunca imagine que podrían cantar en la calle, me pare a hablar con un chico argentino y le pregunte, porque cantaba ahí, me respondió que yo tenía un concepto muy equivocado a cerca de ese lugar, me conto que por ahí pasan los mejores músicos, y para cantar en ese lugar, tienen que hacer una prueba, y el ayuntamiento decide si podes cantar o no en esos lugares.
      Después me compre el diario la vanguardia y en los clasificados de ofertas de trabajo avía un anuncio que decía , necesitamos un cocinero especializado en carnes, para un Restaurante de Rodicio, me puse en contacto por teléfono y me dieron cita para el otro día para hacerme una prueba, Al otro día cuando llego al lugar avía cerca de 30 cocineros por el puesto de trabajo, Yo no tenía ni idea de esa especialidad en carnes, llega mi turno y me reciben los dueños del restaurante, me preguntan de donde era y le respondí, de Argentina, por mi nacionalidad Argentina la cuna de las buenas carnes, me atendieron mejor, me preguntaron qué sabia yo de carnes, y le respondí ¿Qué quieren saber ustedes de carne? Con esta respuesta me di cuenta que ellos no sabían nada de carnes, porque dudaron en responderme, me dicen,..Queremos saber si usted sabe despiezar un cuarto de ternera, y le respondí, ¿Por supuesto que se? Me traen un cuarto de ternera y me lo ponen en una mesa y me dicen,..¿Hay esta despiécelo?..Yo no tenía ni idea de lo que me pedían, Les pido un cuchillo,.. No lo tenía muy claro como despiezarlo , necesitaba un poco más de tiempo para mirar por dónde empezar, Tuve la brillante idea de pedir una chaira para afilar el cuchillo, Con ese tiempo del afilado me fue suficiente para mirar por donde comenzar, como un verdadero cirujano despiece la pierna sin ningún error, Cuando termine me felicitan con un apretón de mano, y me dicen, ¿ usted ya está contratado ¿ Les esplique que asía un día que avía llegado y tenía que alquilar un departamento, me respondieron que trabaje una semana y según mi valía ellos se ocuparían de todo lo que necesitaba, así fue dormía en la camioneta y me hice socio de un gimnasio para ducharme, A la semana de trabajo nos reunimos y me comunican que están muy conforme conmigo y a partir de ese momento era encargado del restaurante, mi sueldo seria de 1.600 Dólares por mes más la vivienda, y me dan las llaves de un departamento cerca del restaurante, Trabaje un tiempo y decidí marcharme, Me saque un pasaje a Filipinas, Tomo el vuelo en Barcelona con escala, Londres, Hong Kong, Manila, Recuerdo que desde Hong Kong a manila saque de mi bolso de mano un montón de CD de tangos que llevaba para comercializar en Manila y me puse a vender en el avión, estaba teniendo éxito, hasta que vino una azafata y me lo prohibió, fue re cómico por que cuando la azafata se iba, los pasajeros venían a comprar a mi asiento, casi tuve problemas porque los pasajeros le decían si no lo tienen en el avión me lo podían comprar a mí, eso me enseño que en los aviones se puede vender Cd de tangos, pensé ir a Japón a vender, son muy aficionado al tango, esa asignatura me quedo pendiente.
      Cuando llegue a manila me fui a pasar unos días a la casa de una novia que tenia, la mama de una de mis hijas.
      Recuerdo que un día en Filipinas no tenía dinero para moverme, decidí hacer de mano santa, veo a un conocido de Manila y le digo que me consiga algún cliente, que yo era mano santa, este no entendía bien mi idioma ni yo a él, le digo que yo curaba, este algo entendió y me dice tu cura, ¿si yo curo a personas tu busca gente que yo curo? Todo estas palabras acompañadas con muecas y movimientos de mano, este algo me avía entendido, yo vivía en una pocilga compartida con 4 familias y 6 niños, al otro día viene y me dice que ya tenía trabajo, pero teníamos que viajar y que estaba bastante lejos, cuando me pasa a buscar al otro día, me pregunta si llevaba ropa, le dije que era esa la que tenia y él me dice que no, tenía que llevar bata de cura, tuve que pedirle una bata de dormir y un cinturón a la señora de la casa, me dio una bata se veía que era del marido, Salimos temprano y cuando llegamos, veo un montón de gente que nos estaban esperando, le pregunto a mi amigo Filipino que le avía dicho a esta gente para que vengan tantos, y él me respondió,… dije que tu cura ahí tiene gente tu cura, ..Este le avía dicho que yo era un cura, La cuestión que tuve que subirme a una especie de escenario que avían hecho, cuando me vieron con la bata puesta y vi las caras de la gente no sabía si reírme o salir corriendo, les hable de todo un poco, yo sabía que nadie me entendía, al principio me costó un poco, después ya era todo un cura, Tal es así que cuando yo dejaba de hablar todos decían,… amen. La cuestión que cuando termine la misa me esperaba una gran fiesta y la propina a voluntad, Ellos tenían entendido que yo era un cura Español, todo esto paso prácticamente sin yo saberlo
      Después me dedique a comercializar con Relojes, Ropa, y lo que me parecía negocio., En un viaje desde Manila a Bangkok Tailandia, levaba ropa de seda para vender a los turistas, y se me ocurrió lleve un bolso lleno de mandarina, la cascara de esta es muy buena para el mareo, las vendía de a una, a muy buen precio, me llamo el capitán del barco y me dijo si quería trabajar en el barco vendiendo lo que yo quisiera y le daba un porcentaje a él, acepte el trabajo, hacíamos, Taiwán, Manila, Ho Chi Minh (Vietnam) y Bangkok ( Tailandia) En todo el recorrido pasaban por el barco más de 700 personas, era muy divertido pero tenía que vivir en el barco, me hice amigo del cocinero , era de Camboya , tenía 24 años, el primer día que nos vimos le extendí mi mano para saludarlo y el no quiso tocarme, este algo hablaba castellano, lo avía aprendido de su abuelo, su nombre era algo difícil de pronunciar, yo le llamaba Pedro, el no permitía que nadie lo toque, yo sabía que por algo era ese rechazo al contacto, a los 2 meses yo le ponía la mano en el hombro y el ya no decía nada, un día estuvimos 4 día esperando carga en Ho Chi Minh (Vietnam) y nos fuimos a tomar unas copas por la noche, después de avernos tomado varios tragos le pregunte por que le tenía tanto miedo a la gente, y él me conto su historia, En su casa eran 5 niños entre primos y hermano el Tenia unos 5 años y tenía un tío al cuidado de ellos que lo violaba, a él y a sus hermanos y primos, como si esto fuera poco este tío traía mas gente para abusar de ellos y les cobraba como si fuese un prostíbulo, esto duro hasta los 11 años, un día encontraron muerto en un callejón al tío, los niños desaparecieron del lugar, la policía sospecho que avían sido ellos los que mataron a su tío, el estaba en busca y captura, ahí entendí por qué no se dejaba tocar, los recuerdos lo torturaban, que gran peso tenía que llevar día tras día, Yo siempre pensé que dios tendría que llevárselo y nacer de nuevo, se lo merecía, Al contarme todo esto quise ver alguna solución, pero no la encontré, el pobre tenía que pasarse el resto de su vida huyendo, con su identidad falsa y con el riesgo de caer en unas de esas cárceles de Camboya que es preferible morir antes de caer en ellas. Con Pedro aprendí a, No etiquetar a la gente por una sola conducta, las personas son mucho más que eso. Éramos 30 tripulante y un total de 250 pasajeros mas la carga en bodega, Los pasajeros viajaban como ganado, era un barco viejo y no tenía ningún tipo de seguridad y nadie sabía nada, en cada puerto renunciaban 6 o 7 tripulantes, yo era muy amigo del capitán y el hablaba perfecto el castellano y a más 4 o 5 idiomas, el se entendía con todo el mundo, un día me pregunto que era el mate, yo le respondí que para tomarlo hacia falta una bombilla y yerba, el me respondió que en Vietnam la podía conseguir, al viaje siguiente se aparece con un bolso, lo abre y saca unos pantalones cosidos en una pierna echo bolsa y me dice ahí tenes la yerba haceros los mates, miro dentro del pantalón y estaba lleno de mariguana, le dije que eso no era, pero podía servir, con una caña hice una bombilla, un tarro de mate, y lo sebe, lo probé y era asqueroso, le doy uno a él y le pareció fantástico, le di 4 mates, cuando le voy a dar el quinto estaba durmiendo como un bebe, por suerte que estábamos amarrado en un puerto. Llegan los camiones a descargar preguntan por el capitán y no estaba, El segundo del capitán tampoco estaba, yo les decía que estaba es capitanía haciendo el rol del barco, fui al despacho del capitán mire los remitos de carga y ice de Segundo recibiendo el cargamento, terminamos de cargar y nos quedaba 2 horas para recibir a los pasajeros, en este tiempo tenía que despertar al capitán, no avía forma de hacerlo estaba con los ojos abiertos pero no decía ni una palabra, le hice una taza de café muy fuerte y le puse una bolsa de plástico con hielo en la cabeza y se empezó a reanimar poco a poco, a las dos horas ya se ponía de pie, parecía borracho, ya con los pasajeros a bordo, sube el práctico para sacar el barco del puerto y me pregunta si el capitán estaba borracho, yo con mi traductor Pedro le dije que avía tomado unas pastillas para el estomago y no le hicieron nada bien, el practico saca el barco del puerto y le da los mandos al patrón que era el segundo de abordo, El Capitán después de dormir toda la noche se levanta y no se acordaba de nada, Me decía que el mate estaba muy bueno, En uno de los viajes me quede en Taipéi (China) puse una parada de cuadros hechos por mí y al momento, recuerdo que para vender los cuadros le puse un cartel en ingles, que decía Pintor Argentino dando la vuelta al mundo, por este cartel vendía todos los cuadros que hacía, cuando firmaba los cuadros la gente me sacaba fotos. Siempre pensé que esa gente que llevaba mis cuadros los colgaría en un sitio importante de la casa y eso me hacía sentir bien.
      Ante cualquier situación que vivimos, siempre podemos elegir,.. Podemos optar por la fuerza del optimismo o por la fragilidad del pesimismo.

      mayo 9, 2013 Responder
  4. melanie yaritzi rodriguez romero

    un dia por la mañana canbio todo porq se venian mas responsabilidades y temores poq benia la secundaria tuve q dejar a todos mi amigos y se jir con m vida si mi amor la deje pore fue muy dificil para olvilarlo depues en la secu me encontre con un chabo megalindo lo creia guapo y sin sero poro no era mas q un dodle cara me ise su novia me desia q me queri y meamada y q numca ivamos a treminar perq no fue sierto me engaño con mi megos amiga llamada jaquelin no lo pude crer cundo lo vi miren q todos melo arbetian en ese istante me q ria morir yega asta cortarme la benas por el no era tan sensiyo quitar melo del corazon cuando supe q la corta el me volbio a desir q si bolvieramos andar y yo como pendeja cai de nuevo balbia acer su novia y lobolvia aser

    marzo 30, 2012 Responder
  5. melanie yaritzi rodriguez romero

    un dia por la mañana todo canbio me tube q despedri de mis amigas y de mi novio y de mis amores osea de todos mis amigos varones fue tan duro de sir adios a todos pero mas ami novio yo a el ledi la liberta como a todos mis amigos…… y cundo yego el dia de ir ala secu todo canbio cuado pise esa estudida escuela ya no era la misma era mas reberde fresa auque fresa yo ya era pero soy mas en la secu tabien me bolbi puta pues en si no era la persona q todos y todas conosian despues paso el tiempo y conosi a un chavo llamado givan ferlo era super lindo con migo cariñoso y ´´honesto´´pero me equivoq no era mas q un mujeriego q sinpesar loq me iso con mi megor amiga no tiene perdon porq los encontre vesandose y la chava se llamada jaquelin hugo varjas yo en si ya no les hablo pero no dejo de amarlo alabez lo sigo amando y eso q ya pasaron 3 mese sin el como pude enamorarme de un estupido como el pero eso no es todo apenas jugamos ala botellita y me toco besarlo con el y tradamos como unos 100 minutos fue muy difisel quitarlo de mi labios yo no queria terminarlo de besar lo malo esq llego la maestra y haora no dejo de pensar en ese beso fue lomejor q meapasado pero ala vez no porq dira q soy una cualquiera y q deseo volver con el auque disemule se me nota y mucho si pudiera regresar el tiempo para atras lo polderia a caer en suss labios te amo mucho givar ferlo te amooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo hojala q lo pudiera critar en su cara y desirte q no e dejado de amorte mi amor

    marzo 30, 2012 Responder
  6. rabea

    llevo trabajando seis años trabajando para mi jefe,una noche de verano me invito para ver las candelarias,yo acepte sin pensarmelo ni un momento. cuando estabamos llegando me puse tan nerviosa que no paraba de morderme las uñas,el se percato de lo nerviosa que estaba y me pregunto que por que estaba tan nerviosa?le dije que era por la situacion que me parecia imposible estar aqui ,y mas junto a el, me dijo que no tenia por que ponerme nerviosa…………..una vez vista la noche de san juan. nos fuimos de ahi me dijo que si me apetecia cenar algo, le conteste que no (en ese momento quien iba a pensar en cenar, si solo me lo queria comer a el) entonces se ofrecio a llevarme a mi casa….. conforme nos estabamos acercando a mi casa me pregunto que si me apetecia seguir dando una vuelta? por su puesto le conteste con un movimiento de arriba y abajo con la cabeza que siiii,….. aparco en una esplanada se bajo del coche todo muy caballeroso,me abrio y me saco…. me puso contra la puerta y me beso, si me beso dios no me lo podia creer mi jefe besandome,casi me desmayo de la emocion ,crei que era el deseo de estar con el, que jugaba con mi imaginacion

    mayo 4, 2012 Responder
    • dalia

      es muy bonita la historia

      mayo 6, 2012 Responder
  7. dalia.85@hotmail.com

    holaaaaaaaaaaaaaaa

    mayo 4, 2012 Responder
  8. Elisabeth

    Esta es mi historia, no se en que condiciones nací se supone que en seno de un hogar bueno donde era la tercera de cinco hermanos, no hay fotografías de mi recién nacida ni de meses me pregunto porque? mis padres una pareja joven algo disfuncional se aventuraron en un matrimonio plagado de malos tratos y traiciones que cada día copaban el vaso, una madre sumisa dependiente de papa, un papa autoritario mal tratador y mujeriego que creía que una familia es como una cría de cerdos con alimentarlos vasta.

    septiembre 12, 2012 Responder
  9. ulices

    estaba enamorado as q una persona me robo mi corazon

    mayo 6, 2013 Responder

Tu comentario