¡¡Completé la carrera de 10K!!

El domingo fue un día de tremenda superación personal: la chica que en el secundario no podía correr más de 3 minutos seguidos sin agitarse como si tuviese asma, completó una carrera de 10K.

Me gustaría decir que “corrí 10 kilómetros” pero no sería del todo cierto: más de una vez tuve que parar a caminar para recuperarme un poco ya sea del sentimiento de exigencia en los músculos, o para nivelar un poquito la respiración. Pero en total puedo decir que hice el 80% de la carrera corriendo, ¡y eso es un montón!

Fila Race 10K

Pensar que estaba entrenando para correr 5K (no en una carrera en especial sino por cuenta propia) y de golpe surgió esta oportunidad de correr la Fila Race y acepté. Gran decisión.

Mi cuerpo me sorprendió gratamente, y mi fuerza de voluntad también. Tengo que admitir que el hecho de haber corrido más de la mitad de la carrera con una cámara al lado también me forzó a dar lo mejor de mí misma para no quedar mal :P

En este momento me duele la rodilla derecha, pero el resto de mi cuerpo se siente bien. Y mi espíritu, sobre todo, está altísimo. Me siento feliz, aliviada y realizada.

Claro que esto no fue el objetivo ni el final, sino solamente el comienzo, y creo que fue un “boost” para acelerar el entrenamiento que hago por mi cuenta.

La próxima vez que salga a correr sé cuánto puedo dar de mí misma. Mi objetivo ahora va a ser correr 5KM sin parar, luego hacerlo más rápido, y luego ir subiéndolo progresivamente a 10K.

Mi tiempo en la carrera fue de 1:22hs, y aunque es “lento pero perseverante” puedo decir con cierto orgullo que no salí última. Y que la terminé 20 minutos antes de lo que me habían dado las cuentas mientras lo calculaba antes.

Es un tiempo modesto pero que para mí es un gran objetivo alcanzado.

Ahora a darle un par de días a este cuerpecito para que se recupere y luego volver a correr por placer, sabiendo que sí se puede.

Foto del equipo #MiPrimeraCarrera robada a Elen.

Historia completa » Comentarios (7)

La mentira más ridícula que me creí

Hay mentiras que nos creemos por ingenuos, o confiados, o porque no se nos ocurre que la otra persona pueda tener motivos para mentir.

Después hay otras mentiras que parte nuestra elige creer por más que todas las evidencias apunten a lo contrario.

Mentiras

Cuando tenía 17 años una de mis íntimas amigas me preguntó si con mi entonces novio habíamos practicado sexo oral. No me lo preguntó solo como curiosidad, me lo preguntó como “para confirmar”.

La pregunta me descolocó un poco. Hablar sobre si habíamos perdido la virginidad o no era bastante fácil, pero entrar en los detalles de la intimidad en ese momento me daba un poco de pudor, y no fue sino bastante sonrojada que le contesté que sí, pero que ¿por qué me lo preguntaba? ¿Cómo se le había ocurrido?

Me dijo que mi novio se lo había contado al suyo. Y eso era un problemón, porque yo me llevaba pésimo con el novio de mi amiga, y pensar que MI novio haya podido compartir algo tan íntimo nuestro con un personaje que me había causado tantas molestias no sólo me resultaba humillante sino una gran traición.

Le dije que no podía ser, que cómo iba a haber pasado eso. Que se tenía que haber enterado de alguna otra forma.

Mi amiga me debe haber visto cara de ternero degollado y mundo-apunto-de-colapsar o algo así, porque enseguida me dijo que quizás su novio había adivinado, y que había inventado que el mío se lo contó.

Y yo le creí. Mi amiga estaba inventando una excusa para salvar la situación y yo decidí que la excusa era seguramente la verdad.

Varios años después pienso en esa situación, en que me parece tierno que mi amiga haya tirado esa fruta para que yo no me ponga mal, en que mi novio de entonces estuvo en offside (pero también en retrospectiva no me parece tan grave), y que las personas muchas veces NECESITAMOS creer ciertas mentiras.

Seguramente a lo largo de mi vida he decidido comer fruta que me tiraron porque era mejor para mi paz mental (también me creí muchas mentiras por confiada, pero ese es un tema aparte).

Así que es todo un ejercicio estar atentos y no creernos las mentiras que nos convienen. Yo espero haber dejado eso atrás hace unos años ya.

Me río con ternura de las cosas que me creí, pero espero que si alguna vez me vuelve a pasar algo similar, tenga los ovarios de aceptar la realidad y no de creer lindas mentiras.

Historia completa » Comentarios (3)

Me anoté para mi primera carrera

Zest Flocado

Así como tantos años de mi vida preparé con mucha emoción la muestra de jazz de fin de año, esta vez me toca “salir al escenario” con mi más reciente –y aún muy incipiente– habilidad: correr.

Hace algunas semanas me hicieron una linda propuesta para participar en la Fila Race 2014 en Puerto Madero, y acepté.

Me puse super contenta porque esto que vengo haciendo como un hobby, como un desafío personal, se pudo combinar con mi aspecto más “público” de una manera inesperada, y esas cosas, esos momentos de “serendipity”, me encantan.

Es así que el 13 de abril voy a estar corriendo mi primera carrera. Es una 10K, lo cual está bastante por encima de los 5K a los que estoy apuntando en este momento, pero decidí animarme igual.

No importa si logro hacer sólo 5K (de hecho, lograr “solo” 5K sería para mí una felicidad inmensa), o si hago menos o si hasta me sorprendo a mí misma y hago más. Lo importante es vencer el miedo, los nervios, y sobre todo confiar en a dónde me pueden llevar mis piernas y mis pulmones.

En Twitter voy a contar mi experiencia con el hashtag #MiPrimeraCarrera, junto con algunos amigos que también fueron invitados –y para quienes también va a ser su primera carrera.

Al menos sé que apoyo emocional no me va a faltar.

Mientras escribo estas palabras, la carrera se vuelve más real, y me invade una sensación de emoción y de nervios al mismo tiempo.

Corredores con más experiencia, ¿me dan tips? Los necesito más que nunca :)

Historia completa » Comentarios (7)

Hito

Ayer fue un día sumamente importante en mi vida. No es algo de lo que pueda hablar en este momento, pero algún día les voy a contar.

No me quiero hacer la misteriosa, de verdad. Es que a mí me gusta mirar mi propio blog cada tanto, como si fuese mi diario íntimo (en realidad, mi diario público), y dentro de años quiero poder mirar esta fecha y saber que la marqué como algo especial.

Y me hace mucha falta algo especial, algo importante y bueno como lo de hoy, porque tuve dos golpes muy importantes estos días: la muerte de mi abuelo y enterarme que uno de mis más queridos y viejos amigos, que adoro con todo mi corazón, tiene cáncer.

Dos de cal, una de arena.

Historia completa » Comentario (1)

El sábado falleció mi abuelo

No sabía como titularlo, así que eso. El sábado falleció mi abuelo y me tocó despedirlo a la distancia.

No es el lugar ni el momento para explayarme sobre el tema, pero me parecía que no podía seguir como si nada sin al menos mencionarlo.

Toda la vida voy a estar orgullosa de ser su nieta. Fue el mejor abuelo del mundo. Me contaba cuentos y me sacaba chocolates de la panza. Y lo voy a extrañar horrores.

La mejor forma de honrarlo es disfrutar del viaje a pesar de la tristeza, y en es estoy.

20140324-185942.jpg

Historia completa » Comentarios (8)